La prensa dice

11 sep
2011

Reseña de "Télex desde Cuba" en El Imparcial

Rachel Kushner: Télex desde Cuba

Por Adrián Sanmartín

[Para leer esta reseña en El Imparcial, haz clic aquí.]

Las etapas convulsas de la Historia suelen ser privilegiada inspiración para los novelistas. Cuando todo parece derrumbarse y, en cualquier caso, se elimina un modo de vida para instalarse otro, surge no pocas veces lo mejor y lo peor de los seres humanos, desatándose traiciones y comportamientos sin escrúpulos y, a la vez, actitudes plenas de heroísmo. La escritora norteamericana Rachel Kushner (Oregón, 1968) recrea uno de esos momentos en Télex desde Cuba, su muy bien acogido debut como novelista, tras graduarse en Berkeley, cursar un Máster de Escritura Creativa en la Universidad de Columbia, trabajar como editora en las revistas Grand Street y BOMB, y publicar diversos ensayos y relatos en cabeceras como The Believer, Artforum, y The New York Times Book Review.

En Télex desde Cuba -que se alzó como obra finalista del Nacional Book Award 2008 y fue incluida en las listas elaboradas por The Washington Post, The New York Times y The Seattle Times como uno de los mejores libros de ese año- , Rachel Kushner nos sumerge en los estertores del régimen de Fulgencio Batista en Cuba, cuando la revolución liderada por Fidel Castro estaba a punto de hacer su entrada triunfal en La Habana. Durante la década de los cincuenta del pasado siglo, antes de la victoria castrista, Cuba estaba dominada por las grandes compañías norteamericanas que ejercían un absoluto control de la producción de azúcar y níquel, principales exportaciones de la isla caribeña. El estilo de vida de varias familias, con directivos de esas multinacionales estadounidenses a la cabeza, es el que aparece en esta novela, a través de varias perspectivas, que se complementan y contraponen, formando un fresco coral de voces e historias cruzadas, cada una de ellas con sus intereses, pasiones y, en algún caso, mezquindades. Así, principalmente, por un lado, serán dos niños, K.C. Stites y la pequeña Everly Lederer, hijos de ejecutivos norteamericanos, quienes contemplan con una mirada inocente los acontecimientos, y, por otro, está el personaje de La Mazière, cínico traficante de armas francés y antiguo colaborador de los nazis, que mantiene relaciones con una cabaretera, amante de Batista, y, a la vez, espía a favor de los revolucionarios.

Para la recreación de ese mundo, en el que no falta la presencia de figuras como Xavier Cugat o Hemingway y sus visitas al restaurante Floridita, que permanecen como iconos de la Cuba de esos años, Rachel Kushner ha echado mano de una amplia documentación, a la que sabe trasmitir nervio novelístico, así como ha buceado en sus propios recuerdos familiares, pues su madre es hija de un directivo de esas compañías, y pasó buena parte de su infancia en la Perla del Caribe. En Télex desde Cuba, la escritora norteamericana no pretende en ningún momento ofrecer una novela de contenido político, sino reflejar literariamente un universo en descomposición y dar vida a una serie de atractivas criaturas novelescas. En general —más allá de algún episodio un tanto forzado- Kushner ha escrito un relato muy recomendable.

El Imparcial