La prensa dice

27 may
2009

Pijoprogres en NY, por Isabel Gómez Melenchón

Vino, mucho y del caro. El aceite, balsámico; las películas, en 16 mm. Conversación inteligente con amigos bien seleccionados, todos gente guay, en un salón con sofá modular blanco y pocos pero exquisitos cuadros, algunos originales. Un poco de hierba para fumar: coloca lo justo y si además se le compra al hijo postadolescente, que la cultiva con sus amigos en alguna casa de campo de fin de semana, hasta parece eco. Los hijos, descolocados, sin saber si estudiar oceanografía o solfeo, cargados con los divorcios paternos y maternos, las nuevas familias, añadidos y adláteres. Como dice un protagonista de la reciente serie Gossip girl (no es muy buena, pero hay algún elemento que encaja en esta descripción), en el contrato paternofilial figuran la herencia, las relaciones y la escuela, pero no más.

En Nueva York también hay burgueses pijoprogres,y Phillip Lopate (Brooklyn, 1943) retrata a la perfección su vacuidad vital que no formal en este Segundo matrimonio, la segunda novela que le edita en nuestro país Libros del Asteroide. En realidad, la narración va de las relaciones matrimoniales de una pareja cuasi perfecta, él, ingeniero de sonido de mucho éxito; ella, publicista de una editorial. Ambos dicen y creen haber aprendido mucho de sus anteriores casamientos; ambos dicen y creen vivir un perfecto segundo matrimonio, ambos deciden celebrar la que esperan será una cena perfecta en honor de un amigo común, estrella de las tablas. Pero he aquí que con el café y la marcha de los invitados viene la resaca de tanto poderío e intelecto, y con ella las grietas de la aluminosis conyugal. Y personal. El superliberal Frank resulta que no tiene reparos en apropiarse de un trabajo de investigación realizado en colaboración con la au pair, a la que no cita en los créditos de su obra, y la super concienciada Eleanor tampoco los tiene en tratarla de mera chachay hacerla excederse en sus funciones. Y así el resto.

¿Cómo va a funcionar una pareja basada en la sinceridad si ni siquiera la tienen hacia ellos mismos? Phillip Lopate había publicado originalmente esta novelita corta, que tituló Eleanor, con otra también sobre la misma materia, The stoic’s marriage. Esperamos poder leerla también en castellano y que sea tan buena como esta.

La Vanguardia