La prensa dice

7 ene
2006

Imposible triángulo amoroso, por Patricia Álvarez

Pintor, coleccionista y marchante de arte, asiduo de las vanguardias parisinas de comienzos del siglo XX, amigo íntimo de Duchamp, descubridor de Brancusi y amante dueño de una reputación digna de Casanova o de Don Juan, la vida amorosa de Henri Pierre Roché (1879-1959) fue inmortalizada por François Truffaut en la inolvidable película El hombre que amaba a las mujeres. El cineasta francés llevó además a la pantalla las dos únicas novelas que escribió Roché a lo largo de su vida: Jules et Jim y Dos inglesas y el amor. «Desde las primeras líneas -decía Truffaut- me enamoré de la prosa de Henri Pierre Roché, por la rapidez de sus frases, su sequedad aparante y la precisión de sus imágenes. En su estilo la emoción nace de la nada, del vacío, de todas las palabras rechazadas, nace de la misma elipsis». Y también: «Con el paso del tiempo he llegado a pensar que Dos inglesas y el amor es un libro todavía más brillante que Jules et Jim». Truffaut aseguraba que como mínimo una vez al año leía esta novela, lo cual es argumento más que suficiente para que los fans del desaparecido cineasta se lancen de cabeza a su lectura con la garantía de no quedar defraudados.

Novela de marcado cariz autobiográfico, Dos inglesas y el amor fue escrita por Roché medio siglo después de vivir los acontecimientos narrados, con una franqueza y una voluntad de verdad que resucita intacto el dolorido romanticismo de las pasiones adolescentes. El joven Claude entabla amistad con dos hermanas inglesas e incitado por una se enamora de la otra, que en principio le rechaza, debido a su puritana moralidad. Cuando por fin descubre que le quiere ya es tarde: Claude se ha decidido por su hermana. La historia de este triángulo amoroso está narrada a través de las cartas que se cruzan los personajes y de sus respectivos diarios, lo que nos da acceso a su más secreta intimidad, a la esencia de sus sentimientos, permitiéndonos observar los obstáculos que impiden su felicidad.

Faro de Vigo